sobre mi

currículum vitae

Barcelona del 78, cuidad que lo ve nacer.

Ya desde muy pequeño, comienza a flirtear con doña madera y ésta muy pícara la propone un juego: “vamos a montar muebles cómo si de un Tetris se tratase”.

Podríamos decir que se cría entre serrín, maderas y gatos. Cuando sale del cole, sus extraescolares consisten en dibujar y hacerle casitas a los Playmobils. Su pasión por la madera y el rigor en el trabajo se lo debe a su padre, carpintero ebanista…que curiosamente no era bombero.

Años después, en el ’96 y con acné, tras experimenta con las artes plásticas y el interiorismo, decidió matricularse en Llotja, donde amplió conocimientos y los empleará para crear y proyectar espacios.

En agosto del 2000, mientras estudia, se decanta por las italianas, en esta ocasión las cocinas, y es a partir de aquí donde arranca su carrera profesional como proyectista.. ¡¡Un verano loco, vamos!!

Tras llevar varios trabajitos a sus espaldas, tanto por su cuenta como en otros estudios, decide profundizar en su profesión para conocer nuevos mundos.

En 2003 se gradúa en la Escuela de Artes, y justo un año después le da por ampliar horizontes, tiendas, baños y cocinas, esta vez en Mobles Fernández.

2005 y siendo ya casi un adulto, funda el estudio a+m junto a otro socio. En esta etapa en la que ejercerá como director creativo, empieza a recibir encargos de todos los colores y tamaños, también para todos los gustos.

…Vicepresidencia del colegio de decoradores…charlas en escuelas de diseño… mesas redondas en Construmat… total, que los días se hicieron cortos.

Tachan!!!! 2012 y con este el final de a+m, ¡No pasa nada! Recogeremos que para eso hemos sembrado….

Y así es, tras un tiempo de reflexión y aire fresco, (literal) colaborando con estudios y trabajando por libre, vuelve a montar estudio propio, esta vez en solitario, “como diría un presentador de cuyo nombre no logro acordarme: así son las cosas, y así se las hemos contado”.

Pues este soy yo, todo lo que tengo de graciosillo lo tengo de currante, profesional y con una trayectoria de más de 20 años.

-Si googleas un poco, encontraras datos que lo contrastan, lo que no pone es… que soy súper curioso, que muchas veces “me mancho las manos” en los proyectos, que me pongo al lado del industrial y esto me ha ayudado a aprender un montón de cosas de esas que no salen en los manuales, que pinto, se soldar, se restaurar muebles, hacerlos y por supuesto diseñarlos.

En definitva, un Pablo Altamirano embarcado en una nueva etapa, con miles de ilusiones para compartir.

¿Hablamos?